Blog de Maider Zubicaray

Maialen seguiremos luchando por tí.

"MAIALEN SEGUIREMOS LUCHANDO POR TI". Este es el mensaje que tenía la pancarta que abrimos unos cuantos metros antes de entrar por meta en la San Silvestre. Es una frase sencilla pero que deja claro que nosotros seguiremos luchando por ella. No vamos a bajar los brazos, no señor, de eso nada.

El 31 de diciembre me levanté nerviosa. Tenía ganas de que llegara la San Silvestre pero conforme iban pasando las horas mis nervios se hacían más grandes. Jamás he corrido. Entrené sola durante semanas con el único objetivo de cruzar esa meta. Y la crucé.

Adiós 2012, adiós

Bueno ya está aquí el último día del año. Madre mía qué año...

Quiero hacer balance de este 2012. Empezamos el año pues como todos los demás, esperando que sea un buen año y ha habido de todo. Regular, bueno, muy bueno, malo y muy malo. Dicen que en la variedad está el gusto pero tanta variedad concentrada hay veces que no es buena.... Tal vez me repita en lo que he ido escribiendo en el blog pero allá voy.

Se nos ha alterado el sueño, otra vez.

¡¡¡ Que me muero de sueño !!! .

Hace un par de semanas o tres Maialen empezó a despertarse alguna noche suelta. Ya conté en otro blog que dos días se había despertado a las cinco de la mañana y que había estado pletórica. Bueno, pues eso ha ido a más. En esta última semana se pueden contar con los dedos de la mano los días que hemos dormido toda la noche y me sobra algún dedo. El año pasado por estas fechas nos pasó lo mismo, llegamos a dormir sólo cuatro horas diarias. Gracias a Dios se pasó aunque volvemos a las andadas.

Fin de semana especial

Hace días que no escribo pero es que me falta tiempo. Esta semana pasada ha sido muy buena. Maialen empezó la semana con un buen madrugón porque decidicó que las cinco de la mañana era una buena hora para despertarse. Estuvo jugando y no conseguimos que se durmiera así que fue a la ikastola despierta desde esa hora. La verdad que la dejé pensando que estaría super cansada y que le costaría llevar el ritmo. Mi sorpresa llegó cuando fui a recogerle porque me contaron que había estado toda la mañana pletórica.

Páginas