Blogs

Sentimientos

Madre mía que mezcla de sentimientos tengo. Estos últimos días se me han saltado las lágrimas más de una vez, me invade una sensación rara por el cuerpo. Siempre me gusta ponerle nombre a mis sentimientos pero hay veces en las que no lo consigo y ahora es una de esas veces.

 

¿Las supremas de Móstoles?

Maialen, Sara y yo durante la mañana somos Maialen, Sara y Maider. Así de sencillo. Pero ¿qué ocurre por las tardes? ¡Pues que nos transformamos en las Supremas de Móstoles! Digo este grupo de música como podía decir cualquier otro. ¿Por qué digo esto? Pues porque nos lo pasamos realmente bien, cantamos sin parar, nos reímos, jugamos, bailamos pero todo sin dejar de trabajar. Las tres horas de trabajo diario hay que hacerlas divertidas y vaya si lo conseguimos.

Soy una madre novata

Sí, soy una madre novata. Estoy viendo, viviendo y disfrutando cosas que no pude disfrutar en su momento porque el síndrome de rett nos las quitó antes de tiempo. Cosas tan sencillas como una mirada curiosa que te persigue a donde vayas, un catarrito que tiene Sara para llamar la atención que cuando le dices que habrá que ir al médico a mirar ese catarrito se ríe, unas manitas que sujetan el biberón y consigue beber solita durante unos largos segundos. Aunque sean treinta segundos a mi me parecen una eternidad.

La lucha por un sueño continúa

El lunes empecé a trabajar los nuevos ejercicios con Maialen. Bueno, realmente no son nuevos porque antes o después los hemos realizado alguna vez. El lunes era festivo así que pensé que era el día perfecto para empezar a trabajar con ella y así calcular, con calma, la duración de este nuevo programa. Son aproximadamente tres horas.  Tres horas que las iré acoplando a Maialen. Nunca acoplo a Maialen a los ejercicios sino que son los ejercicios los que se amoldan a la reina de la casa.

Páginas