Feliz día de la madre

Hoy, 6 de mayo, es el día de la madre y por eso me siento en mi rinconcito.

Desde hace ocho años puedo celebrar este día pero no quiero empezar por mí, voy a empezar por la mujer que me dio la vida hace treinta y seis años,mi madre.

Ama, aunque viviese cien vidas no tendría suficientes palabras de agradecimiento para ti. No lo has tenido nada fácil. Juntos luchásteis contra un monstruo con nombre de signo del zodiaco, un monstruo que ganó pero que os hizo más grandes aún. Un monstruo que sin ser consciente de ello puso delante de mí el verdadero significado del valor. El valor de una sonrisa en tiempos duros, el valor para sacar una familia adelante con todo en contra, el valor de la humildad, el valor para ser alguien como tú.

Has sacrificado mucho por nosotros, lo has dado todo y lo sigues haciendo, nos sigues ayudando cuando las fuerzas flaquean. Nunca olvidaré esos dos abrazos que me diste cuando más lo necesitaba, ese "siempre voy a estar aquí" que sólo puede decir una madre.
Nos tocó ayudarte desde bien pequeñas y lo volvería a hacer, fue lo que nos tocó pero todo lo que vivimos nos hizo ser quienes somos ahora. Nos has enseñado a ser buenas personas.

Cuando el rett entró en mi casa mi mundo volvió a venirse abajo y ahí has estado siempre. Gracias por haber sido mi mejor ejemplo para seguir adelante cuando la vida nos lo pone muy difícil. Gracias por querernos tanto. Ojala fueses eterna.

Yo soñaba con una hija que me hablase, que me abrazase, que me gritara, que corriese, que se subiese por los árboles y se comiese el mundo. Soñaba con Maialen pero no esperaba tener a Maialen. Me rompí, claro que me rompí, en un millón de pedazos y cuando tuve fuerzas suficientes decidí que nos íbamos a comer el mundo. Me puse el mundo por montera e hice la promesa más importante de mi vida. De eso hace siete años y aquí seguimos, plantando cara, tropezando, poniéndonos tiritas cuando hacen falta pero con el valor suficiente para no rendirnos, para no tirar la toalla. Eso jamás.

He visto la película Campeones y es maravillosa. Maialen no jugará en un equipo de baloncesto pero caminará demostrando al mundo entero que es nuestra gran campeona.

Hay una escena en la película que ha salido en el anuncio de la tele, tranquilos,no voy a descubrir nada. En esa escena dicen lo siguiente "A mí tampoco me gustaría tener un hijo como nosotros, lo que sí me gustaría es tener un padre como tú".
Esa frase de dio por todos los lados porque Maialen no habla pero cuando la escuché deseé que también piense así. Lo hago lo mejor que puedo aunque a veces no es fácil.

Pero la vida me dio la oportunidad, hace casi tres años, de vivir la maternidad desde el otro lado de la barrera. Desde ese lado donde todo es más fácil y las miradas son menos.
Escuchar ese "te quiero mucho" hace que me sienta bien. Con Sara todo es diferente. Está conmigo en casa y le doy lo mejor que puedo darle, mi tiempo, porque no vuelve. Somos besuconas, muy besuconas, payasas, muy payasas, bailarinas, muy bailarinas y peleonas, que también tenemos las nuestras.
Escuchar ese "¡Maialen, cariño!", "Maialen te quiero mucho porque somos hermanas", ese "voy a ponerle la canción de Alegría para que esté contenta" hace que delante de mi tenga a su mejor aliada, la que le va a cuidar y querer igual que lo hacemos nosotros.
Maialen es el centro de nuestra vida y Sara aún no es consciente de los grandes valores que le va a enseñar su hermana sin decir ni una sola palabra. Ya tendrá tiempo para darse cuenta al igual que lo hice yo.

La vida ha hecho que seamos tres generaciones de luchadoras porque a cada una nos toca lo nuestro pero gracias a esta vida que me ha tocado puedo dar las gracias por tenerlas conmigo. Siempre conmigo.

Feliz día de la madre.